• +(57) 448 7007
  • info@leonardocruz.co

¿quien soy?

Leonardo es un hombre dedicado a impactar extraordinariamente su vida y la vida de las personas que estén dispuestas a ser y tener resultados extraordinarios en todas las áreas de sus vidas.

NOTAS INSPIRADAS EN LA VIDA

Cuando recibes noticias acerca de alguien que tu creías que estaba incondicionalmente contigo y de un momento a otro, sin explicación, no llega o incumple alguno de los acuerdos, quizás entra la desilusión, la decepción por todo lo que se ha entregado por dar lo mejor a la persona que ya no está o está en proceso de irse. La cuestión no está en que esta persona te ha desilusionado y te ha defraudado, tal vez tenga que ver con una oportunidad para darnos cuenta que cuando hay grandes espectativas hay grandes frustraciones, y si no tuviéramos espectativas pues no habrían frustraciones y no dependeríamos de las personas que al tomar decisiones por sí mismos afecten nuestra emocionalidad.

Una gran oportunidad se abre hoy en la vida, la posibilidad de amar sin juicios sin esperar nada a cambio, y el regalo de que cada quien con su responsabilidad tome decisiones en las cuales al final lo que queda es una gran lección que aunque no la veamos al comienzo como la mejor, con el tiempo se convierte en un maravilloso obsequio de Dios y la vida.

Un día entrenaba en la mañana en la cancha de tenis y Dios, la vida, el universo, me regalaron un mensaje que para mi, y estoy seguro para algunos nos deja un gran regalo:

Un día entrenaba en la mañana en la cancha de tenis y Dios, la vida, el universo, me regalaron un mensaje que para mi, y estoy seguro para algunos nos deja un gran regalo:Mientras entrenaba, una de las bolas de tenis salió de la cancha e inmediatamente fui a buscarla, luego de unos cinco minutos recorriendo cada rincón del lugar donde creí había caído, no la encontré, me sentí un poco triste dado que precisamente la bola que había botado me la había regalado un jugador de tenis muy especial, con su firma, decidí volver a la cancha a practicar con otras pelotas, unos 20 minutos después llega un perro labrador hermosísimo, se dirije al lugar donde yo estoy y deja la bola que había perdido en mis pies, y sale y se va. NO LO PODÍA CREER. Feliz, decidí guardarla para no perderla de nuevo y unos cinco minutos después llegan los dueños del perro diciéndome que él había dejado una bola con la que juega hace un año acá, en la cancha de tenis, yo les muestro la bola que él me trajo (que es la bola que yo había perdido de tenis) y ellos dicen: aichhh... tanto que quería su bolita y la perdió, bueno será comprarle otra, y salieron y se fueron. Me quedé reflexionando acerca de lo que pasoó, y en mi interpretación me doy cuenta que el labrador perdió su bola por recuperar otra, y no se como traerla a su dueño. Algo pasó conmigo, y lo que hice fue tomar la bola de tenis especial que él me había recuperado y salí corriendo a regalársela, quería recompensar tan hermosa labor del labrador. Cuando llegué a donde estaban los dueños, a una cuadra de la cancha de Tenis, el labrador venía corriendo como si hubiese visto el mayor de los milagros. Traía en su boca su propia bola que tenía desde hace un año. En ese momento me doy cuenta que SOLTAR, quizás es la mejor manera de decirle a la vida: ¿qué regalo puedo ser para los demás?. Y una vez estás dispuesto a soltar y darlo todo; la vida, DIOS, el universo, están en armonía para que tengas abundancia y lo que crees que perdiste regrese a ti.